Colesterol

El colesterol es un tipo de grasa que se encuentra en nuestro organismo y que, en exceso, provoca la acumulación de depósitos de grasa en las arterias, siendo esta una de las principales causas de la aparición de enfermedades vasculares, como el infarto de miocardio.

Existen dos fuentes principales de colesterol: la interna (es nuestro organismo el que lo produce, siendo el hígado el órgano principal) y la externa (la dieta como responsable principal). Un abuso de grasas de origen animal o grasas trans, por ejemplo, contribuye a aumentar los niveles de colesterol malo en sangre. Sin embargo, el aceite de oliva, gracias a su alto contenido en ácido oleico, es uno de los alimentos que bajan el colesterol y que lo hace con mejores resultados.

El colesterol malo, o LDL, es el que se acumula en las paredes de los vasos sanguíneos, mientras que el conocido como colesterol bueno, o HDL, es el que retira el colesterol malo de las paredes de las arterias y lo transporta hasta el hígado para su eliminación.

¿Qué se recomienda para mantener los niveles de colesterol a raya?

  1. Cuida tu alimentación. Seguir al pie de la letra lo que aconseja la pirámide alimentaria es la clave. La dieta mediterránea, rica en el consumo de pescado y aceite de oliva, frutas, verduras y hortalizas de temporada y moderada en carnes grasas y azúcares refinados es fundamental para mantener en orden los niveles de colesterol
  2. Haz deporte y mantén un ritmo de vida activo. Fundamental para disminuir de peso y bajar los niveles de LDL y aumentar los de HDL. El NCCAM recomienda un mínimo de 150 minutos de actividad física semanal. El sedentarismo aumenta de forma notable de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  3. Relájate y tómate la vida con calma. Se ha demostrado que llevar un ritmo de vida con altos niveles de estrés contribuye al aumento de colesterol en sangre.

En conclusión, todo esto hace que sea un alimento perfecto para la elaboración de remedios caseros para bajar el colesterol.