Diabetes

La diabetes es una enfermedad que afecta casi a un 7% de la población adulta en cualquier país europeo. Es un mal generalizado en los países industrializados ya que está, por lo general, íntimamente ligado a la dieta y el estilo de vida. Esta enfermedad nace a raíz de la incapacidad del organismo para producir insulina o para su incapacidad para utilizarla eficazmente. Se produce por una deficiencia del páncreas y acaba por afectar a todo el metabolismo.

Además del tratamiento médico correspondiente, existen muchos alimentos recomendados para diabéticos, y uno de ellos es el aceite de oliva.

¿Por qué es el aceite de oliva la base perfecta de remedios caseros para la diabetes?

El aceite de oliva ayuda a disminuir los niveles de glucosa en sangre, según estudios recientes. Favorece una mejor utilización de la glucosa por parte del organismo y mejora la sensibilidad hacia la insulina, lo que contribuye a que pacientes con diabetes gocen de un mejor estado y su páncreas trabaje a ritmos más normales.

Lo que está claro que la dieta tiene mucho que ver. Y que el aceite de oliva, base de la dieta mediterránea, es un gran aliado en la prevención y en la mejora del estado de salud de pacientes diabéticos.