Hipertensión

La hipertensión afecta a 1 de cada 4 personas adultas, siendo una posible causa de muerte. La tensión elevada sobre las arterias que riegan sangre al corazón, al cerebro o a los riñones, por ejemplo, entraña cierto peligro para la salud.

Uno de los factores fundamentales para controlar la hipertensión es la alimentación. La dieta mediterránea cuenta con un alimento fundamental para lucha contra esta enfermedad: el aceite de oliva.

Numerosos estudios demuestran que llevar una dieta rica en ácido oleico, hacer deporte con regularidad y seguir unos hábitos saludables contribuye a mejorar esta patología. Íntimamente ligada a la hipertensión encontramos la obesidad, por lo que tomar el control de nuestra alimentación y hábitos de vida se vuelve fundamental para hacer frente a las enfermedades cardiovasculares.

¿Qué tiene el aceite de oliva que lo convierte en un aliado clave y en la base de los remedios caseros contra la hipertensión?

Ácido oleico, polifenoles, ácido oleanólico, triterpenos… la respuesta aún no está clara, lo que sí está claro, y comprobado científicamente, es que el aceite de oliva es un gran aliado en la lucha contra enfermedades cardiovasculares, disminuyendo el riesgo de sufrir infartos, ictus, etc.