tomate-licopenoLa revisión de los estudios relacionados con el cáncer de próstata ha permitido comprobar que un consumo elevado de licopeno está asociado con una disminución del 30-40 % del riesgo de padecer cáncer de próstata. En un estudio prospectivo “Health Profesionals Follows-up Study”, llevado a cabo durante 12 años con más de 47.000 varones se observó que un elevado consumo de licopeno se asociaba con una reducción estadísticamente significativa en el riesgo a desarrollar cáncer de próstata de 16 %, mientras que el consumo elevado de salsa de tomate se asociaba a una reducción de 23 % .

Estos datos sugieren que el tomate cocinado; así como el aceite de oliva facilitan la absorción del licopeno por el organismo. Se pueden destacar 3 ensayos clínicos realizados para intentar demostrar el efecto de la salsa de tomate en los niveles séricos de PSA en pacientes con cáncer de próstata programados para cirugía radical a las 3 semanas, observándose la reducción del PSA entre el 17,5% y 20 % en los 3 estudios, mientras que se producía un incremento en el grupo control.

En un estudio meta-análisis se observó la reducción del riesgo relativo de cáncer de próstata de 0,89 en el caso de los varones que consumían gran cantidad de tomate crudo a 0,81 en los que consumían productos de tomate cocinado tipo salsa o pasta. Fuente: “Ayude a combatir su cáncer” del Dr. Gilberto Chéchile. Instituto Médico Tecnológico e Instituto de Enfermedades Prostáticas. Barcelona

gtag('config', 'AW-808431225');