• El próximo 22 de febrero se celebrará el IV Salón Olipremium en el hotel Palace de Madrid, donde estarán presentes los productos de Molino de Zafra.
  • Durante la celebración del evento se llevarán a cabo votaciones por los asistentes para el II Concurso de diseños, en el que participará nuestra nueva botella con el aceite monovarietal morisco de primera cosecha rico en Oleocanthal MZ

Zafra a 17 de febrero de 2016.

¿Qué podemos hacer para que los aceites virgen extra premium alcancen en España el reconocimiento que tienen en otros países del entorno? Esta es la pregunta que inspira el debate que tendrá lugar en el IV Salón Olipremium. En él, los expertos tomarán la palabra para señalar los puntos débiles en la promoción y comercialización de nuestros mejores virgen extra y, sobre todo, para perfilar nuevos caminos y estrategias de seducción al consumidor.

En la II Exposición de los Nuevos Diseños del AOVE que tendrá un espacio destacado en el encuentro del hotel Palace el próximo 22 de febrero. Los visitantes podrán votar por el que consideran el mejor diseño, entre los que estará Molino de Zafra con su nuevo diseño del AOVE monovarietal morisco rico en Oleocanthal MZ.

Aún queda mucho espacio por recorrer.

Habría que preguntarse, por ejemplo, por qué uno de los grandes lujos de nuestra despensa no termina de alcanzar la visibilidad que merece en la oferta de esa legión de restaurantes que han situado en los últimos años la moderna cocina española a la vanguardia del planeta.

También, si las normativas referidas al etiquetado están a la altura del esfuerzo que venimos realizando desde hace lustros los productores más comprometidas con la calidad del producto. De qué sirve –es sólo un ejemplo- colocar en el envase un certificado de que los olivos de los que procede el aceite tienen 1.000 años de vida, si luego no existe una categoría o denominación oficial –“virgen extra superior”, también por poner un ejemplo– que permita distinguirlo a ojos del consumidor de otros aceites de calidad tirando a justa presentes en lineal del supermercado bajo el sello común “aceite de oliva virgen extra”.

¿Es suficiente lo que estamos haciendo para llevar la cultura del virgen extra, que no es otra que la cultura de la calidad alimentaria y nutricional, a los centros de enseñanza? A los de educación general básica, para empezar, pero también a los centros de formación profesional relacionados con la alimentación o a las escuelas superiores de hostelería, en las que se preparan los jóvenes llamados a tomar el relevo de los chefs que han hecho de nuestra cocina y nuestra despensa objeto de admiración internacional.

Para más información pueden contactar con:

Molino de Zafra
Luis Blanco García
924 55 14 00
gerencia@molinodezafra.com

gtag('config', 'AW-808431225');