En el evento, donde ha participado uno de los aceites de Molino de Zafra por su alto contenido en Oleocanthal (como así lo demuestra el análisis químico realizado por la Universidad de Sevilla), se ha llegadoa  la conclusión de que “Cuatro cucharadas de determinados AOVE provenientes de aceitunas picual, cornicabra, morisca, o koroneiki (algunos de los que más pican al tragarlos) equivalen a 250 mg de ibuprofeno. Contienen oleocanthal, un potente antiinflamatorio no esteroideo sin los efectos secundarios del ibuprofeno. Justo la molécula que aporta las notas picantes de ciertas variedades”, según el doctor José Antonio Amérigo.

El encuentro ha tenido lugar en el restaurante Alamar del Hotel Vincci Aleysa en Benalmádena, donde han asistido varios miembros de la Sociedad Andaluza Oleocanthal fundada en julio de 2014.

Entre ellos, Dolores Luque, catedrática de Química Analítica de la Universidad de Córdoba, José Luis Bergillos, director de la Feria Aovesol , Clara Villanueva, editora de Nutropedia , María Molero, directora de Cortijo Espíritu Santo , y Julio Roldán, director de La Tienda del Aceite.

Lea la noticia completa >>

gtag('config', 'AW-808431225');